MAPA DE CONFLICTOS EN LA COYUNTURA. Por Carlos Lanz

En el actual enfoque de proxywar y estrategia de amplio espectro, que viene empleando el imperio y sus aliados, se establece como lineamiento sustancial, la degradación y descomposición de las fuerzas revolucionarias en la esfera político-ideológica, utilizando políticamente cualquier falla o limitación en el ámbito económico-social, tal como se recoge en las variables e indicadores anteriormente reseñadas.

En estos momentos, el imperio y sus títeres le han colocado hasta fecha a la campaña que vienen orquestando, ubicando como referencia el lapso que va desde el 16 al 26 del mes de Noviembre. En lo que va de esta semana están tratando de paralizar la educación, incentivando el conflicto magisterial, tanto en educación básica como en universitaria. Igualmente, tienen planteado una movilización hacia Caracas el dia jueves .

Tanto en la narrativa como en la plataforma de lucha, los actores oponentes están intentando globalizar un pliego conflictivo donde plantean articular la problemática de escasez y alza de precios de los alimentos, los déficits en salud y transporte, la escasez de gasolina y otras limitaciones en algunos servicios públicos como teléfono y gas.

En esta estrategia, están accionando en forma simultánea y permanente, en la dirección de alcanzar múltiples objetivos:
— Cobrar electoralmente las fallas y limitaciones presentes en la coyuntura, particularmente las que tienen que ver con las condiciones de vida y de trabajo de la población.

— Incentivar la movilización de calle y las guarimbas, aprovechando el descontento y malestar que se ha venido incubando en algunos sectores bajo influencia de la derecha.

— Generar un clima de enfrentamiento y desestabilización en forma escalonada, que justifique un pronunciamiento militar.

El elemento dinamizador de estos cursos de acción contrarrevolucionarios, está focalizado en las distorsiones informativas propaladas por OPSIC, instrumentando la post-verdad y las fakenwes.

Ante estas amenazas en desarrollo, consideramos pertinente elaborar un plan de contingencia ( considerando los distintos aspectos reseñados a lo largo de este material ) que pueda inventariar la situación con antelación y dar respuestas oportunas, en lo que se ha denominado ATERRA: alerta temprana, respuesta rápida.
En esa dirección,  se comprende nuestra demanda de tener eficiencia en nuestro accionar, enfrentando las diferentes fallas en la gestión, la falta de continuidad en los planes, la fragmentación de las formulaciones, los retardos y dilaciones en la ejecución.

(*) Fragmentos del documento: “ANALISIS SITUACIONAL Y COYUNTURA CONFLICTIVA”
Carlos Lanz Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *