LA METAMORFOSIS POLÍTICO-IDEOLÓGICA DE LA REBELIÓN EN CHILE. Por Carlos Lanz

Derrotado Piñera en su intento de controlar las protestas y movilizaciones solamente con “manus militares”, está acudiendo ahora a la coartada de la unidad y el dialogo, prometiendo algunos cambios al estilo gatopardista: “CAMBIAR PARA QUE NADA CAMBIE”, tratando de salvarse ante el petitorio que incluye su renuncia y está maniobrando con sacrificar algunos miembros de su gabinete y llegar a un pacto de gobernabilidad con los partidos de la Concertación y el parlamento.

Por el otro lado, en las diversas instancias unitarias que empujan organizadamente estas luchas, se ha ido perfilando una plataforma programática que rebasa el no al aumento de pasajes, recogida en la consigna popular: “No son 30 pesos, son 30 años”, Esta perspectiva, apunta al combate global al paquete fondo-monetarista, con el siguiente marco táctico-estratègico:

1.-Renuncia de Piñera y conformación de un gobierno de transición.

2.-Activación del Proceso Popular Constituyente.

3.-Levantar una plataforma de lucha unitaria, con las reivindicaciones básicas: derogación de las alzas de precios de bienes y servicios, aumento de salarios, cambios en el régimen de prestaciones, etc.

4.-Mantener el llamado a Huelga General y a la movilización permanente.

5.-Construcción de organizaciones autónomas del movimiento popular, concentradas en lo socio-territorial: Asambleas Comunales, Cabildos.

6.-Articulación y coordinación continental y mundial de la acción solidaria.

En esa dirección, ha quedado claro que Piñera no se va a caer solo y hay que empujar la batalla no solo reivindicativa y coyuntural, sino profundizar la investigación y el debate en la confrontación del neo-liberalismo y los “chicagos boys” al lado de la movilización de calle, con una adecuada combinación de todas las formas de lucha.

Carlos Lanz R
1º de Noviembre de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *